lunes, 2 de agosto de 2010

Alimento para el alma


Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado,

si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido
tengo por bien sufrido lo sufrido
tengo por bien llorado lo llorado

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
por lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado.

Francisco Luis Bernárdez

lunes, 26 de julio de 2010

FEAFES entrevista a Arnhild Lauveng

Tenemos el agrado de dejarles aquí la primera entrevista en español a Arnhild Lauveng. Creemos que es un aporte muy importante y esperamos que sea de vuestro agrado. ¡A ver qué les parece!

Fotografía: Annar Bjørgli

1. “El país de los bosques de hierro” es un libro a medio camino entre el relato biográfico y la narración divulgativa, ¿qué pretendía escribiendo este libro?

Cuando me enfermé me dijeron que la esquizofrenia era una enfermedad crónica e incurable. Yo quise saber síntoma de qué eran los síntomas, cómo se podía entender lo que me estaba pasando y por qué. Mi experiencia fue que me dijeron “Tú estás enferma, lo vas a estar por el resto de tu vida así que acostúmbrate a la idea”.
A la vez vi que a pesar de que había mucha gente estupenda que trabajaba en los sistemas de salud, había demasiadas personas, y sistemas, que aceptaban que tanto yo como mis compañeros pacientes fuésemos expuestos a “tratamientos” que en realidad funcionaban contra su finalidad, que eran mortificantes, brutales y que provocaban más daño. Cuando estuve enferma tuve que aceptar todo esto, porque entonces no tenía mayores posibilidades de influir en el sistema. Pero luego me curé, estudié y obtuve mi título de psicóloga, y entonces vi que ahora si tenía la posibilidad, y el deber, de contar otra historia. Como persona individual que ha experimentado el estar enferma y sanar, sé que es posible. Como psicóloga sé que hay un montón de investigaciones que muestran que es posible mejorar o recuperarse por completo de trastornos mentales severos.
También sé lo importante que es tratar a las personas con respeto, darles información suficiente, ser amable, fortalecer el poder de su “yo”, su autonomía e identidad. Lo sé porque yo lo viví y porque a través de mis estudios leí las investigaciones que confirman mis vivencias. Por lo tanto, para mi resulta natural el querer transmitir este conocimiento a todos aquellos que están afectados por esta enfermedad, a sus familiares y a quienes los tratan, ya que ellos también necesitan un poco de esperanza y aliento, y sobre todo fe en que lo que hacen realmente ¡es muy importante! Lee la entrevista completa aquí

lunes, 21 de junio de 2010

El país de los bosques de hierro en el teatro




















Monólogo de tres mujeres

En marzo pasado se estrenó en Oslo, con gran éxito, la obra de teatro basada en el libro El país de los bosques de hierro de Arnhild Lauveng. Si bien el video está en noruego, lo incluimos como una pequeña muestra.

«Solía vivir mis días como oveja, pero en mi mañana siempre fui una leona», cantan las tres actrices en escena al comienzo

Este es un relato fuerte que trata sobre la esquizofrenia. Algo un poco diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en el teatro.
Es la historia real de Arnhild Lauveng quien durante 10 años sufrió de esquizofrenia, pero que luchó, se liberó de su enfermedad y cumplió su sueño de convertirse en psicólog
En el año 2005 publicó en Noruega su libro El país de los bosques de hierro - Mi regreso de la esquizofrenia, donde cuenta cómo, gracias a la ayuda de gente talentosa, luchó para salir de una enfermedad considerada como una sentencia para toda la vida.
En un texto fresco y chispeante habla de las voces en su cabeza, los intentos de suicido, las internaciones y también sobre un largo camino de vuelta a la vida en salud.

La alegría y la desesperación

El libro convertido ahora en pieza de teatro, lo hace en una versión que se sirve de todos los estados emocionales: la fe, la alegría y la desesperación.
La escenografía es simple: Una pared blanca de papel, un banco blanco y tres hojas de papel arrugado es todo. Pero todo y todos se transforman de acuerdo a la necesidad, lo mismo que la pieza misma, que trata sobre transformación.
Las actrices son 3 mujeres también vestidas de blanco que se van turnando para representar a Arnhild, a su madre, a las terapeutas, las enfermeras y a las voces que gritan y rugen dentro de su cabeza. Durante largos períodos Arnhild no sabe quién es y se divide entre ella misma y las voces.

Luces de esperanza

Durante una hora reímos y lloramos con la obra de Arnhild, y una vez más comprobamos que esto no es sólo una historia fuerte, sino un texto de extraordinaria belleza. Sin duda no es ninguna historia radiante, pero sin embargo enciende la llama de la fe en la vida, el desafío, la esperanza y el humor. Con gran emoción se trata un tema serio, y creemos que es una experiencia única que será recordada por mucho tiempo.

sábado, 12 de junio de 2010

El país de los bosques de hierro - Puntos de venta en España


Les dejamos la lista de distribuidores y de librerías en España donde encontrar el libro

Distribuidores             Librerías

sábado, 5 de junio de 2010

Alejandra Forlán: Avanzar superando obstáculos

Hoy vamos a contar otra historia. No es un nuevo libro ni trata sobre la salud mental (o la falta de la misma), sino que trata de otro tipo de discapacidad, ya que de todas maneras creemos que cualquier tipo de discapacidad trae el mismo sufrimiento a quien la padece, a la familia y al entorno. Trae consigo discriminación, merma de oportunidades y a veces rechazo de la sociedad, que muchas veces no sabe cómo comportarse ante las personas que la sufren. Distintas situaciones promueven los mismos sentimientos, y un poco más de amor hacia el prójimo es igual de bueno y efectivo para todos, sin importar la causa de su condición.
Quizás muchos de ustedes conozcan al jugador de futbol uruguayo del Atlético de Madrid, Diego Forlán, pero probablemente pocos conozcan la historia de su familia.
Todos (o la mayoría) de los compatriotas de Diego conocemos esta historia que ahora les voy a contar, y que espero ayude a tomar conciencia sobre la mayor causa de muerte y discapacidad entre los jóvenes: Los accidentes de tránsito.

Accidente fatal en Montevideo

Alejandra Forlán es hija y nieta de futbolistas, y hermana del famosísimo futbolista uruguayo Diego Forlán.
Alejandra y su novio Gonzalo volvían de bailar la madrugada del 14 de setiembre de 1991. Llovía. Rumbo a la rambla, al bajar por la calle Coimbra, su novio perdió el control del auto. Para ella pasó todo “en menos de un segundo”. El coche dio varias vueltas en trompo y terminó contra una palmera. Acto seguido, tras darse cuenta de que no podía mover su cuerpo, descubrió, por la sangre en su oído, que Gonzalo había muerto. Alejandra tenía tan sólo 17 años.
Apenas pudo decir en qué sociedad se atendía y se desmayó. Cuando se despertó estaba en la emergencia y diez días después todo empeoró ya que fue necesario conectarla a un respirador. Peleó por vivir durante cinco meses. Se recuperó pero quedó en silla de ruedas, con el cuerpo paralizado. Después de un tiempo, viajó varias veces a San Pablo, Cuba y Argentina para atenderse. Hoy realiza fisioterapia dos veces por semana cinco horas. Se recibió de psicóloga, master en recursos humanos y consultoría. Trabaja con adolescentes y hace poco tiempo creó una Fundación que lleva su nombre. Además se diplomó como la primera agente mujer de FIFA de Uruguay.
La Fundación "Alejandra Forlán. Avanzando sin pensar en los obstáculos” tiene como objetivo principal promover e igualar los derechos de las personas con capacidades diferentes, trabajar en la prevención de accidentes de tránsito y crear instancias de apoyo para personas con limitaciones.
En la primera entrada de este blog en enero de 2010, en mi presentación de Arnhild Lauveng, la autora de El país de los bosques de hierro – Mi regreso de la esquizofrenia, escribí: «El mundo está lleno de héroes y de heroínas desconocidos que deambulan silenciosos, sin hacerse notar. Otros levantan su voz para contar sus historias y ayudar así a quienes puedan estar pasando por algo similar». Alejandra Forlán es una de ellos.





Más sobre Alejandra Forlán

lunes, 24 de mayo de 2010